922 291 299 
  Cita previa online 
Su elección con respecto a las cookies en este sitio.
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Puede consultar la información sobre el uso de las cookies en "Información".
Si cierra esta ventana pulsando en "Aceptar", consiente la utilización de las cookies de este sitio web, en caso contrario no acepte esta ventana y cese la visita al sitio web.
21
10
2015

Los pegajosos dulces de Halloween pueden hacer travesuras en los dientes de los niños


Todos los años, en esta época del año los españoles gastan más en golosinas y en el mes de octubre muchos de esos dulces terminan dañando los dientes de los niños que salen a ofrecer truco o treta. Sin embargo, quizás se sorprenda al saber que cuando se trata de caries, no todas las golosinas son elaboradas de la misma forma.

La caries y el deterioro de los dientes son causados por la exposición prolongada al azúcar .Los padres pueden ayudar a sus hijos a combatir las caries disminuyendo la cantidad de contacto de los dientes con el azúcar, así como reduciendo la cantidad de golosinas que consumen.

El azúcar ha sido identificado por los expertos en salud bucal como una de las principales causas de caries y deterioro de los dientes. Las bacterias naturales de la boca se alimentan del azúcar en las golosinas y de otros alimentos y los convierten en ácidos. Este ácido ataca el esmalte de los dientes y provoca su deterioro.

Las golosinas masticables o pegajosas tienen como resultado el contacto del azúcar con los dientes durante periodos más prolongados. Cuando los niños comen dulces pegajosos como los caramelos o masticables, el dulce queda atrapado sobre la superficie y entre las grietas. Cuanto más tiempo se queda adherido el azúcar en los dientes, mayor es el tiempo que las bacterias tienen para alimentarse de las golosinas y producen ácido. Cuanto más ácido se produce y mayor es la cantidad de tiempo que los dientes están expuestos a él, mayores son las posibilidades de que su hijo desarrolle caries.

Consejos para limitar los efectos de los dulces azucarados

  • Elija golosinas que pueden comerse rápida y fácilmente para limitar el tiempo en que el azúcar está en contacto con los dientes.
  • Aléjese de las golosinas pegajosas como los bocadillos frutales pegajosos, los caramelos, los masticables, las bolas de palomitas de maíz y otros dulces que exponen a los dientes al azúcar por largos periodos.
  • Limite el consumo de golosinas ácidas que pueden contener ácidos (como el ácido cítrico) para intensificar el sabor ácido. Estos ácidos pueden contribuir a la erosión dental y a la formación de caries.
  • Aliente a sus hijos a que coman una pequeña cantidad de dulces de una sola vez seguida de un vaso de agua o una buena cepillada de dientes.
  • Incentive a los niños a comer una buena comida antes de salir a ofrecer truco o treta, entonces estarán menos tentados a llenarse de dulces.

Halloween es un momento ideal para que los padres piensen en los dientes de sus hijos, pero la salud bucal debe ser una preocupación que dure todo el año. Fomente regularmente buenos hábitos de salud bucal en sus hijos, como el uso diario del hilo dental, cepillarse al menos dos veces al día y visitar el dentista de forma regular. De esa forma se asegurará que los villanos azucarados no se queden pegados en los dientes de sus hijos cuando Halloween haya pasado.


Atrás