922 291 299 
  Cita previa online 
Su elección con respecto a las cookies en este sitio.
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Puede consultar la información sobre el uso de las cookies en "Información".
Si cierra esta ventana pulsando en "Aceptar", consiente la utilización de las cookies de este sitio web, en caso contrario no acepte esta ventana y cese la visita al sitio web.
13
10
2014

“The Wand STA”, la anestesia computarizada


Sabemos perfectamente como algunas personas son más sensibles que otros a ponerse nerviosos al más mínimo señal o mención de la aguja o jeringa de anestesia. Es por este motivo  administramos nuestros anestésicos locales por medio de un revolucionario sistema llamado "The WAND". Este consiste en un sistema de anestesia local controlada por computadora.

1· NO DUELE.
2· No se parece a una jeringa.                             
3· Funciona mucho mejor que una jeringa.


Aun que las inyecciones lo pongan o no nervioso, el WAND le proveerá una anestesia más efectiva. El efecto anestésico es más profundo y más rápido, sin embargo al necesitar menor cantidad de solución anestésica, el efecto anestésico luego de la atención dental desaparecerá más rápidamente, evitando estar largo tiempo con parte de su boca o cara adormecida. El WAND ha incorporado este revolucionario sistema computarizado que controla la administración anestésica SIN DOLOR.

 Su éxito esta basado en lo siguiente:

· La computadora provee un flujo lento y constante de anestésico, lo que lo hace sin dolor, generando una anestesia mas cómoda para el paciente, de tal forma que difícilmente se siente la aplicación de la anestesia.
· El dolor en la mayoría de las inyecciones no es la aguja, sino la presión de entrada del anestésico en el tejido. El WAND administra el anestésico en un rango óptimo de infiltración, generando una anestesia indolora en todo momento.
· La computadora que se encuentra en su interior compensa automáticamente las diferentes densidades de los tejidos, asegurando un flujo constante y lento, de acuerdo a la resistencia de los tejidos, transformándose en la clave para inyecciones virtualmente indoloras.

 


Atrás