922 291 299 
  Cita previa online 
Su elección con respecto a las cookies en este sitio.
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Puede consultar la información sobre el uso de las cookies en "Información".
Si cierra esta ventana pulsando en "Aceptar", consiente la utilización de las cookies de este sitio web, en caso contrario no acepte esta ventana y cese la visita al sitio web.
06
01
2015

Propósitos para el 2015 a nivel oral


Empieza un nuevo año y son muchas las personas que hacen un listado de propósitos para el 2015: dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, retomar los estudios…Uno de los aspectos que debemos cuidar este año es nuestra higiene oral. ¿De verdad vale la pena?

Debemos mejorar nuestra higiene oral. No solo me refiero a practicar el cepillado dental después de cada comida pero también a usar el hilo dental y acudir regularmente al dentista. Y por supuesto usar una buena pasta de dientes.

 La pasta de dientes puede dañar más que ayudar

 La próxima vez que un paciente me pregunté ¿cuál es la mejor pasta de dientes? Igual le diría.

Esta es la pregunta que más me molesta que me hagan.

Toma nota, mundo. Tu dentista y tu higienista nunca han visto una pasta de dientes que mejore la salud de los pacientes en la clínica, y la razón es sencilla:

La pasta de dientes es un producto cosmético.

Nosotros nos cepillamos la boca para no tener el sabor…a boca.

Sin duda, la pasta de dientes sabe mejor y por eso las usas. No porque es bueno para ti. La usas porque tiene un sabor bueno y porque después puedes aceptar que la boca es parte de tu cara otra vez.

Desde un punto de vista comercial, todo el resto del contenido es para darle un valor percibido. Vamos a desmontar los ingredientes.

1. El Flúor

Uno de los primeros aditivos añadido a la pasta. Con el paso de los años el flúor puede fortalecer los dientes, pero no hace nada para limpiarlos. Algunas personas tienen miedo de usarlo. Allá ellos. Desde el puntode vista profesional, los beneficios de flúor generalmente son mayores que los riesgos.

2. Partículas Abrasivas

La mayoría de las pastas dentales contiene sílica hidratada para pulir los dientes. Dependiendo de la forma y del tamaño, la sílica es el componente blanqueador en la mayoría de las pastas dentales blanqueadoras. Pero una pasta dental blanqueadora no puede blanquear más que un una limpieza dental profesional, porque solo limpia la superficie. ¿Dos semanas para conseguir una sonrisa blanca? Mejor 30 minutos con tu higienista. Es más eficiente y menos abrasiva.

3. Desensibilizante

Los dientes que son demasiado sensibles al calor, frio y el dulce pueden beneficiarse de la adición del nitrato de potasio o fluoruro estañoso. Esto es un tratamiento más paliativo cuando el problema es dolor. Con el paso del tiempo, los dientes se sentirán mejor a menos que el dolor provenga de una caries. Sí, estoy hablando de ti, la persona que está intentando curar un agujero en un diente con Sensodyne.

4. Control de sarro

¡Quema! ¡Quema! Si tu pasta de dientes tiene un sabor cortante puede que contenga pirofosfato tetra sódico. Un poco de sarro no hace daño a menos que no se quede bien espeso y ya no le puedas limpiar.

5. Triclosán.

Este producto debe reducir las infecciones entre las encías y los dientes. Pero, si mantienes la bacteria fuera en primer lugar, no tiene grandes resultados con este ingrediente extra. Su seguridad ha sido cuestionada pero, como el flúor, la mayoría de estudios muestran que el triclosán produce más beneficios que daños.

¿Por qué puede ser malo la pasta de dientes?

Vamos a decir que no tiene la culpa la pasta de dientes. Es culpa suya. Tú tienes el problema.

Recuerda, la pasta de dientes es un producto cosmético, en primer lugar. No se limpia solo.

• Usted usa demasiada pasta.

• No pasa suficiente tiempo.

• No presta atención.

La solución

Utiliza lo que quieres. Es muy sencillo. Si tiene mejor sabor y tú te sientes limpia, lo vas a usar más a menudo, te cepillarás más tiempo, te sentirás mejor y más saludable.

La clave es tener buena técnica y cepillarse a menudo.


Atrás