922 291 299 
  Cita previa online 
Su elección con respecto a las cookies en este sitio.
Este sitio web utiliza cookies para facilitar y mejorar la navegación. Puede consultar la información sobre el uso de las cookies en "Información".
Si cierra esta ventana pulsando en "Aceptar", consiente la utilización de las cookies de este sitio web, en caso contrario no acepte esta ventana y cese la visita al sitio web.
06
05
2015

Tabaco y problemas bucales


En Clínica Sunil Daswani creemos necesario concienciar a nuestros pacientes acerca de lo perjudicial que puede llegar a ser el tabaco para nuestra salud oral y también para nuestra salud general. Fumar es la causa principal de muchos problemas de salud y, en algunos casos, de enfermedades fatales. Por lo que respecta a la salud oral en particular, puede dañar severamente la boca, las encías y los dientes, provocando patologías como la enfermedad de las encías, la pérdida de dientes e incluso cánceres en la zona (lengua, paladar, cuello, etc.). Pero, más precisamente, ¿cómo afecta fumar a la salud dental?

 

  • El cáncer oral: miles de personas son diagnosticadas de cáncer oral cada año en muchos países, que dejan un alto porcentaje de muertes por tabaquismo. De hecho fumar es la principal causa de cáncer en el labio, las encías, la lengua, la boca y la garganta.
  • Problemas de encías: el tabaco genera problemas en las encías en dos maneras. En primer lugar, el hábito causa un aumento de sarro que se acumula en la base de los dientes, algo que pude afectar seriamente las encías y generar gingivitis. Para revertir esta situación (muy difícil de solucionar en casa con el cepillo y la pasta dental), es necesario acudir al dentista para eliminar el sarro acumulado utilizando utensilios especializados. En segundo lugar, los pacientes fumadores disponen de menos oxígeno en el torrente sanguíneo, algo que dificulta los procesos de cicatrización y curación. Así pues, las encías infectadas del fumador son mucho más difíciles de curar.
  • La caries: derivado de la circunstancia anterior (acumulación de placa), surge también la caries dental. El humo del tabaco aumenta las posibilidades, ya que el tabaco provoca la reducción de la encía, la raíz del diente queda al descubierto y es más propensa a la aparición de caries.
  • Mal aliento: que los fumadores son más propensos a sufrir mal aliento no es ninguna novedad. Más de 4.000 sustancias químicas pasan a través de la boca cada vez que una persona inhala el humo del cigarrillo, y muchas de ellas se incrustan en la superficie de la boca. Además del mal aliento, fumar provoca sequedad y causa problemas importantes de respiración.
  • Dientes amarillentos: el alquitrán y la nicotina son los componentes del tabaco encargados de atacar la coloración de los dientes. Pequeñas grietas en el esmalte, dientes amarillentos,… cuánta más tabaco se inhala, más probable es que estas imperfecciones se conviertan en permanentes.
  • Alteración de las papilas gustativas: el tabaco puede alterar el sentido del gusto del paciente, sobre todo al ingerir alimentos de sabor suave. Además de cambiar la percepción y el sentido del gusto, este hecho podría significar una mayor cantidad de azúcar y sal en los menús diarios, algo que afecta tanto a la salud oral en particular como a la salud general.

Aunque la mayoría de pacientes conocen los riesgos asociados al fumar, no son del todo conscientes de la gran variedad de problemas que también puede ocasionar concretamente en la boca. Puede causar diferentes circunstancias médicas graves, como también enfermedades mortales. La boca, las encías y los dientes también son importantes para conservar un buen estado de salud.


Atrás