Es imprescindible llevar a cabo una evaluación de la cavidad oral antes del tratamiento oncológico, realizando los tratamientos odontológicos que estén indicados, para así reducir las complicaciones durante y después del tratamiento.

El cuidado y la higiene oral son esenciales para prevenir y minimizar dichos efectos.

Aunque lo ideal es que se realicen los tratamientos dentales previamente a la quimioterapia, si surge cualquier problema durante el tratamiento, deberá consultar con el dentista para solucionarlo lo antes posible.

No todos los pacientes sometidos a quimioterapia sufren las mismas complicaciones, ya sea por la susceptibilidad individual al tratamiento, como por la toxicidad y la dosis de los fármacos empleados en los distintos protocolos.

La complicación más frecuente es la mucositis, que tiene diversos grados. La forma más leve consiste en un enrojecimiento de la mucosa oral que puede producir una sensación de escozor y hormigueo y una cierta hipersensibilidad ante determinados alimentos. En otros casos, aparecen úlceras e inflamación de las encías, y pueden producir serias molestias para hablar y comer.

Pacientes sometidos a radioterapia de cabeza y cuello

El cuidado de la cavidad oral es muy importante en los pacientes que van a recibir radioterapia de cabeza y cuello ya que, además de la mucositis, pueden sufrir otras complicaciones como la sequedad oral, que aumenta la susceptibilidad a la caries y dificulta la higiene.

Es muy importante que todas las extracciones que sean necesarias se efectúen antes del tratamiento con radioterapia, ya que así se evita la posibilidad de sufrir una osteonecrosis.

 

Cuando se presenta la mucositis, se pueden adoptar distintas medidas:

Proteger la mucosa de irritaciones y agresiones: comidas muy calientes, picantes, etc.

Mantener la boca hidratada: ingesta elevada de líquidos y geles hidratantes (productos para boca seca o con ácido hialurónico).

Se recomienda un cepillado dental cuidadoso con cepillo blando y una pasta dental sin irritantes como laurilsulfato sódico, sin sabores a menta intensos. Pueden estar indicadas las pastas de dientes para xerostomía (boca seca).

Chupar hielos, que se pueden aromatizar con manzanilla, limón.

Los bálsamos hidratantes labiales mantienen los labios en buenas condiciones.

En caso de que tenga inflamación de las encías o enfermedad periodontal, puede utilizar un colutorio de clorhexidina sin alcohol después del cepillado.

.

Utilizar un enjuague de agua con manzanilla, o bien diluir media cucharada de sal y media de bicarbonato en 200 ml de agua, y enjuagarse con ella varias veces al día.

En caso de que existan úlceras o erosiones, consulte con su dentista para que le prescriba el tratamiento más adecuado

En algunas ocasiones, el uso de las prótesis removibles debe reducirse a lo imprescindible.