Vitamina C

Estudios muestran que, aquellos pacientes que consumen menos de la dosis diaria recomendada de vitamina C (60 mg) tienen más posibilidades de desarrollar gingivitis severa; es decir, la inflamación e infección que destruyen los tejidos de soporte de los dientes.

«La relación entre la vitamina C y la enfermedad periodontal puede deberse al papel de la vitamina C en el mantenimiento y reparación del tejido conectivo sano, junto con sus propiedades antioxidantes» – Michael P. Rethman, presidente de la Academia Americana de Periodontología.

La vitamina C fortalece sus encías y el tejido blando en su boca. Puede brindar protección contra la gingivitis, la etapa previa a la enfermedad de las encías, y puede evitar que se le aflojen los dientes.

Se ha demostrado que la falta de esta vitamina puede provocar encías sangrantes, problemas en la cicatrización, debilitamiento del esmalte dental y gingivitis. Su presencia favorece el crecimiento y la reparación de los tejidos, por lo que es necesario incluirla en nuestra dieta diaria.

Naranja, limón, pomelo, mandarina, kiwi, , soja fresca, tomates, pimiento verde, lechuga, patata, coliflor pimiento rojo, perejil, grosella negra, brócoli, berros o papaya son algunos de los alimentos más ricos en esta vitamina.

Vitamina D

Todo el mundo conoce los beneficios que tiene la vitamina D en el organismo. La vitamina D es también conocida como ‘la vitamina del sol’, ya que el cuerpo solo la produce cuando entra en contacto con el sol. Su función es la de ayudar al organismo a absorber el calcio, elemento imprescindible para el mantenimiento y buen estado de los huesos.

Ahora, una investigación publicada en el Journal of Periodontology, expone los beneficios que puede tener la vitamina D en nuestros dientes. El estudio expone que esta vitamina ayuda a palear las deficiencias en la pérdida ósea y contrarrestan el aumento de la inflamación. Estos dos conceptos afectan directamente a nuestros dientes, especialmente la inflamación; ya que es uno de los síntomas más comunes de las enfermedades periodontales.

Lee también:  Anestesia sin Dolor: Sistema The Wand

Los expertos que han participado en el estudio, recomiendan exponerse al sol, por lo menos, dos veces por semana, durante periodos de 10 o 15 minutos; para así producir, naturalmente, niveles adecuados de vitamina D.

«La enfermedad periodontal aumenta la producción de citocinas, pero se ha demostrado que la vitamina D puede suprimir la producción de éstas, y posiblemente reducir el riesgo de enfermedad periodontal» – Dr. Charles Hildebolt, del Departamento de Radiología de la Universidad de Washington Escuela de Medicina de St. Louis, Missouri.

Esta vitamina facilita la absorción de calcio y fósforo, lo que hace a nuestras encías y dientes mucho más resistentes a infecciones, como la gingivitis. Está presente en el pescado azul, el aceite de hígado de pescado, la margarina, los huevos, la leche y los productos lácteos.

Vitamina E

Esta vitamina es popularmente utilizada por dentistas para tratar diversos problemas orales, y puede ser uno de los principales suplementos para unas encías sanas. La aplicación de aceite de vitamina E en la zona afectada, por ejemplo, puede aliviar el dolor y mejorar el aspecto de las encías cuándo están dañadas.

Está comprobado que la vitamina E puede combatir las bacterias y estimular el sistema inmunológico. Cuando la placa empieza a acumularse en la parte superior de los dientes puede producir la separación de la raíz y las encías. Es aquí donde más tarde pueden acumularse las bacterias. La acción de la vitamina E puede contener la inflamación y ayudar de manera directa a prevenir la gingivitis y la enfermedad periodontal.

Debemos saber que la vitamina E se encuentra en alimentos como la manzana, el brócoli, las almendras, las nueces, el chocolate, las semillas de girasol, el germen de trigo y los aceites relacionados con ellos.

Lee también:  Día del Odontólogo

Una dieta equilibrada que sea rica en estas vitaminas, a buen seguro mejorarán la salud bucodental de cada persona. Si a esto sumamos unos buenos hábitos de higiene dental y una visita frecuente al dentista, sin duda la salud de su boca se lo agradecerá.