A medida que nuestra piel envejece, sus propiedades cambian. El colágeno y fibras elásticas se degradan y la cantidad de ácido hialurónico generado por nuestro organismo se reduce. Esto se traduce en la disminución de la elasticidad de la piel, un aumento de la rigurosidad y sequedad de la piel.

La causa se debe en parte a factores intrínsecos que son difíciles de cambiar como nuestro código genético individual y el reloj biológico. Hay factores, sin embargo, extrínsecos o de estilo de vida que todos podemos controlar en cierta medida para ralentizar el envejecimiento de la piel.

No podemos retrasar el paso de tiempo, sin embargo la medicina estética está avanzando para aportar soluciones a estos síntomas y cada vez nos ofrece tratamientos más seguros y eficaces, que en los manos de buenos profesionales nos aseguran unos resultados óptimos: recuperar la hidratación de la piel, mejorar la estructura y elasticidad, así como rellenar las arrugas y restaurar el volumen facial.

Función

La función principal del ácido hialurónico es como material de relleno en cirugía estética utilizándose en implantes y rellenos para la cara y los labios. Se implanta mediante una aguja muy fina y se inyecta superficialmente integrándose de manera natural en los tejidos. Los resultados son inmediatos.
Además de alisar los pliegues subcutáneos estimula la producción de colágeno, lo que multiplica y prolonga el resultado rejuvenecedor. Su utilización destaca en la voluminosidad de los labios y pómulos, así como para alisar la frente y las marcas cutáneas aunque también se administra para reducir las cicatrices del acné severo y otros problemas cutáneos que ocasionen pérdida de piel.

¿Qué es?

El tratamiento con ácido hialurónico, consiste en la inyección de un fármaco compuesto por híbridos estables de ácido hialurónico. Se inyecta de forma subcutánea, en función de los requerimientos estéticos del paciente se emplean distintas densidades.

A mayor densidad permite

  • Remodelar tanto el ovalo facial como los labios.
  • Disimular arrugas y líneas

A menor densidad permite

  • Mejorar la hidratación y la elasticidad de la piel.

La duración media del implante depende de la calidad de la piel pero el efecto del relleno facial reabsorbible suele durar entre ocho y diez meses.
En 1 o 2 sesiones, de no más de 20 minutos de duración, se mejoran notablemente las arrugas o cicatrices del rostro. Normalmente, una sesión es suficiente y los resultados son inmediatos.

El tratamiento no requiere hospitalización, por lo que el paciente puede reanudar su vida normal justo después del tratamiento.

Es recomendable utilizar protección solar después del tratamiento y evitar exponerse a los rayos solares.

Tipos de relleno

  1. Reabsorbibles:
    Los efectos duran un año aproximadamente y se puede volver a realizar el tratamiento sin ningún riesgo.
    Se encuentran en este grupo el ácido hialurónico, el colágeno, el ácido poliláctico y la hidroxiapatita cálcica.
  2. No reabsorbibles o Permanentes:
    Los podemos dividir en:
    a. Los bifásicos: son microesferas de metacrilato en un medio que las vehicula como el colágeno, este se reabsorbe y persiste el metacrilato.
    b. Los homogéneos: poliacrilamida , polialquilamida y silicona.

Generalmente los más recomendados son los reabsorbibles ya que rara vez tienen efectos secundarios.