Aplicando toxina botulínica conseguimos relajar la musculatura que interviene en la patología del bruxismo.