Actualmente son muchos los pacientes que quieren tener una mejor sonrisa y estética de su boca. Por ello las carillas dentales de composite cada vez son más utilizadas en la consulta dental ya que con ellas podemos reemplazar un borde fracturado, aumentar el tamaño de los dientes, cerrar espacios en caso de presentar diastemas (tener los dientes muy separados), cambiar la forma de los dientes o mejorar la sonrisa.

Las carillas de composite son un tratamiento de estética dental con el que mejoramos el aspecto de nuestros dientes, mejorando la forma y el color de nuestros dientes. Se trata de un tratamiento poco invasivo con el que se van añadiendo capas de composite en la superficie externa del diente, dando unos resultados excelentes.

Este tipo de carillas dentales se utiliza cada vez más en la consulta dental ya que con ellas podemos reemplazar un borde fracturado, aumentar el tamaño de los dientes, cerrar diastemas (espacios entre dientes) o cambiar la forma de los dientes manteniendo los dientes naturales.

Las carillas de composite son un tratamiento menos invasivo para nuestros dientes comparado con otros tipos de carillas dentales ya que con ellas no se tiene que realizar el tallado del diente, sino que se realiza un contorneado e incluso se pueden realizar sin la necesidad de tallar el diente. Con lo que no es necesario anestesiar la zona y se pueden realizar en una sola visita. Por eso su ventaja principal es que, si se rompen, se pueden arreglar perfectamente en la consulta.

Ventajas y desventajas

Actualmente las carillas de composite presentan cualidades como:

  • Resistencia al desgaste
  • Fluorescencia (en presencia de luz ultravioleta las carillas tendrán el mismo aspecto que los dientes naturales).
  • Estéticas, varían el color, la forma y la posición de los dientes.
  • Se realizan con materiales biocompatibles.
  • Presentan una tolerancia óptima a los tejidos circundantes.
  • Son un tratamiento duradero gracias a su adherencia y a su resistencia al desgaste, la vida media de las carillas de composite es de 5 a 10 años.
  • No es un tratamiento agresivo.
  • Gracias a su fácil manipulación, este tipo de carillas se pueden realizar en una única sesión.
  • Es un tratamiento más económico comparado con otro tipo de carillas dentales.

Por otro lado, como todo tratamiento también presenta algunas desventajas:

  • Las carillas de composite tienen como desventaja que con el paso del tiempo pueden perder brillo y oscurecerse, por este motivo necesitan un mantenimiento, ya que al ser más porosas que las otras, no mantienen la calidad del principio.
  • Pierden brillo. Si no están en constante contacto con la saliva, las carillas de composite pueden parecer más opacas.
  • Para evitar estas desventajas de las carillas, se pueden tratar realizando controles periódicos y una higiene anual de mantenimiento.