La periodontitis es una enfermedad de las encías que provoca la pérdida de hueso y de dientes.

Los efectos producidos por la periodontitis en el hueso son irreversibles, es decir, el hueso perdido no podrá ser recuperado.

Por ello, es importante ser detectada y tratarse en fases iniciales, para así detener la pérdida de hueso y frenar la enfermedad antes que se empiecen a caer los dientes.

El paciente con periodontitis tiene que ser consciente y entender que si no acude al dentista para tratar las encías puede perder los dientes.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la periodontitis?

  1. La enfermedad periodontal empieza a manifestarse por un enrojecimiento de las encías.
  2. Las encías que se presentan inflamadas y sangran con facilidad al cepillado o espontáneamente.
  3. Puede cursar con mal aliento o halitosis.
  4. Recesión de las encías.
  5. Los dientes se empiezan a mover.

Conocida comúnmente como piorrea, causa daños irreversibles en el hueso que soporta nuestros dientes y encías.

Al ser una enfermedad crónica y progresiva. Si no se trata, puede ir a más.

Por ello, es importante, no solo tratarla en las fases iniciales, como también una vez tratada hacer mantenimientos cada 6 meses.

Una encía sana, no está hinchada, no sangra y no duele.

Periodontograma

Es una representación gráfica del estado de tus encías alrededor de los dientes. Se realiza mediante una sonda periodontal.

El sondaje periodontal se registra en el periodontograma, que evalúa y anota los valores que representan cómo están tus encías

En el periodontograma, el peridoncista de la Clínica Sunil Daswani registra los datos que se obtienen en el diagnóstico:

  • Profundidad de bolsas.
  • Sangrado de las encías.
  • Retracción de las encías.
  • Grado de movilidad de los dientes.

Se realiza en el inicio del tratamiento de la periodontitis y en las sesiones de manteniemiento.

El periodontograma permite diagnosticar el grado de afectación de las encías y de la perdida de hueso de soporte en cada diente.

Al comparar los resultados podemos observar la evolución y respuesta de las encías del paciente al tratamiento.

El periodontograma es muy importante ya que permite ver la evolución de las bolsas después del tratamiento periodontal y en los mantenimientos posteriores.

Curetaje, raspado y alisado radicular

Después del diagnóstico registrado en el periodontograma, se realiza la eliminación de los factores etiológicos como el sarro supra y subgingival tratando así las bolsas periodontales.

El raspado y alisado radicular se hace para remover la placa bacteriana tanto a nivel supragingival (sobre el diente y por encima de la encía), como a nivel subgingival (sobre el diente y por dentro de la encía).

  • El sarro supragingival, se encuentra por encima de la encía, suele ser de color amarillo o blanquecino y se logra remover con una limpieza dental con ultrasonidos.
  • El sarro subgingival, no está a la vista ya que se encuentra por debajo de la encía, suele ser de color marrón tirando a negro y es logra remover con curetajes.

Mantenimiento periodontal

Una vez finalizado el tratamiento periodontal recomendamos realizar un mantenimiento de las encías cada 6 meses, para controlar los resultados y para evitar la reactivación de la enfermedad.

Es muy importante que, tras el tratamiento de la periodontitis se controle cada poco tiempo el estado de las encías.

En el mantenimiento periodontal volvemos a realizar el sondaje de las bolsas periodontales.

El dentista compara con el resultado del sondaje inicial para valorar la evolución del tratamiento y los resultados obtenidos.

El mantenimiento periodontal es la suma de procedimientos llevados a cabo en intervalos concretos, todos ellos encaminados a mantener la salud oral del paciente.

Además, permiten el control de la enfermedad, así como la detección y tratamiento precoz de posibles recidivas de la misma.

Objetivos del tratamiento periodontal con raspado y alisado radicular

El tratamiento periodontal mediante ultrasonidos y curetas para el raspado y alisado radicular de las bolsas más profundas tiene como objetivo:

  1. Evitar la pérdida de hueso que sostiene los dientes.
  2. Restaurar la salud de la encía.
  3. Reducir la inflamación y sangrado de las encías.
  4. Disminuir la profundidad de las bolsas periodontales donde se acumula el sarro con mayor facilidad.

¿Cuál es la causa principal de la periodontitis?

La periodontitis la sufre más del 80% de la población española, la causa principal es la placa bacteriana que si no es removida se calcifica, adhiere al diente y se convierte en sarro.

¿Cuáles son las otras causas de la periodontitis?

Además de los depósitos de placa bacteriana o sarro, existen otros tipos de factores.

  • La falta de higiene, hábitos como el fumar, la genética, los cambios hormonales, el estrés y la respiración bucal.
  • Diferentes fármacos, enfermedades sistémicas y algunos síndromes que pueden causar las enfermedades periodontales.

Estas causas deberán ser controlados y tratados por el periodoncista.

¿Puedo fumar después de hacerme un tratamiento periodontal?

El tabaco influye de manera muy negativa en el tratamiento de la enfermedad periodontal.

Las bacterias en las fumadoras, aparecen con más facilidad y en mayor cantidad. Por otro lado, los tejidos curan peor y los mecanismos de defensa están alterados.

La curación especialmente de las bolsas más profundas es peor si fumas, y la destrucción de hueso también es mayor.

De hecho si dejas de fumar justo después de un tratamiento de la Periodontitis, se mejora mucho la calidad de los resultados, por lo que tiene una importancia desde un punto de vista práctico.

¿Porque es importante remover el sarro?

La enfermedad periodontal que tiene dos fases: la gingivitis (inflamación de los tejidos blandos que rodean los dientes) y periodontitis (pérdida de los tejidos de soporte de los dientes).

  • La gingivitis es una forma leve de enfermedad de gingival, que provoca la inflamación y el sangrado de las encías.
  • Comúnmente conocida como piorrea, la periodontitis es una enfermedad crónica e irreversible que afecta a las encías y tejidos de soporte del diente.

Inicialmente empieza como una gingivitis inicial, para evolucionar provocando recesión de las encías y pérdida de hueso alveolar dejando sin soporte óseo al diente, que empieza a moverse y se pierde.

Por eso es importante, realizar el tratamiento periodontal lo más temprano posible para evitar que se pierda el hueso en los dientes.

En las fases más avanzadas de la enfermedad, se incluirá como medida la planificación, extracciones y sustitución de los dientes por implantes dentales.