El plasma rico en plaquetas es un tratamiento orientado al rejuvenecimiento facial y a combatir el acné. El paciente recibe infiltraciones de su propio plasma sanguíneo  cargado de sustancias como vitaminas y antioxidantes que contribuyen a la regeneración celular.

Los factores de crecimiento plaquetario se aplican en pieles maduras que presenten signos de envejecimiento o en pieles jóvenes con marcas de acné. Este tratamiento facial de rejuvenecimiento se realiza a través de infiltraciones, inyectando plasma rico en plaquetas que se obtiene a partir de la propia sangre del paciente, mediante un proceso que incluye el centrifugado de una muestra de sangre. Posteriormente se realiza una separación del plasma. De ahí se obtiene lo que se conoce como plasma rico en factores de crecimiento, que es lo que se aplica en la piel por medio de pequeñas inyecciones.

El PRP es muy utilizado también en lesiones de traumatología para los tejidos duros o zonas tendionsas. Esta combinación de factores de crecimiento plaquetarios incluye también otras sustancias como vitaminas, aminoácidos, antioxidantes, etc.; que aportar numerosos beneficios a la piel.
Este tratamiento de regeneración celular permite tratar el envejecimiento de la piel, utilizando esta sustancia que fabrica nuestro propio cuerpo y que produce una auténtica regeneración de las células.