¿Qué es un implante dental?

Los implantes dentales son aditamentos, como raíces artificiales, creados para sustituir dientes ausentes o perdidos por cualquier causa. Son pequeños tornillos hecho de titanio que sustituyen las raíces. Debido a las propiedades bicompatibles del titanio, el implante dental se fusiona con el hueso y se convierte en un anclaje seguro para colocar la prótesis, que puede ser coronas unitarias, puentes o dentaduras completas. Permiten restaurar la apariencia natural y estética de tu sonrisa. Así como devolver la capacidad de comer lo que quieras.

Ventajas de los implantes dentales

Los implantes mantienen el hueso y la encía

Cuando no reemplazamos los dientes perdidos, el hueso y la encía dejan de trabajar correctamente, ya que no reciben fuerzas de la masticación, atrofiándose con el tiempo, perdiendo la calidad y la cantidad de los mismos.

No hace falta tallar los dientes vecinos

Con los implantes no hace falta tocar o tallar los dientes sanos vecinos al espacio vacío, ya que el implante va situado en ese espacio y no necesita apoyarse en los dientes adyacentes como los puentes.

Los implantes mantienen su sonrisa

No hay diferencias entre la estética de un implante o un diente natural, por lo que podrá sonreír y comer con total confianza.

Total integración

Los implantes son de titanio, material muy resistente y completamente biocompatible, que nuestro hueso acepta y osteointegra en cuestión de 2 o 3 meses después de la colocación.